Blanqueamiento

5 trucos antes de blanquear los dientes

Nuestra sonrisa es una parte esencial de nosotros mismos, refleja nuestro interior. De hecho, unos dientes blancos denotan salud y juventud, por lo que cada vez más personas recurren a tratamientos blanqueantes para mejorar su sonrisa. 

Pero antes de correr a tu dentista para realizarte un blanqueamiento hay 5 cosas que deberías tener en cuenta.

1. Cada persona tiene un color dental diferente

El color de nuestros dientes depende del grosor y la calidad de la dentina. Algunos dientes son más amarillentos que otros, como los caninos que tienen una dentina más gruesa. Incluso el mismo diente es más oscuro cuanto más cerca de la encía se encuentra.  

blanqueamiento

2. Existen diferentes tipos de blanqueamiento

Algunos blanqueamientos puedes realizarlos sin salir de casa, como las férulas proporcionadas por tu dentista, o incluso las bandas blanqueadoras que puedes comprar en el supermercado. Debido a su menor concentración de activos estas tienen un menor efecto y duración. Pero si lo que buscas es un tratamiento más potente lo mejor son los tradicionales blanqueamientos en clínicas.

3. Las bandas blanqueadoras no son para todos

Estas bandas están pensadas para dentaduras rectas, por lo que si sufres algún apiñamiento el resultado no será el deseado. Las bandas no quedarán uniformes y blanqueara tan solo algunas zonas, dejando un blanqueamiento poco uniforme.

4. La sensibilidad dental es un efecto secundario

Los tratamientos blanqueadores son seguros y efectivos, pero algunos pacientes pueden sufrir sensibilidad dental de manera temporal, normalmente durante 48 horas. Si quieres prevenir este efecto lo mejor es evitar los alimentos y bebidas ácidas o carbonatadas, alimentos muy fríos o calientes y utilizar un cepillo de dientes y una pasta dentífrica adecuados.

5. El efecto no es permanente

Cuanto más potente sea el blanqueamiento más durará su efecto. Si lo que deseamos es lucir una sonrisa blanca de manera permanente deberemos acudir a nuestro dentista una o dos veces al año para realizar un mantenimiento. 

Además, hay algunos trucos caseros que te ayudarán a que tus dientes luzcan más blancos durante más tiempo.